Quien olvida su historia, está condenado a repetirla.

Quien olvida su historia, está condenado a repetirla.