Ir al día
Idiomas
 
Recomendamos

30 de julio de 1976

El rey de España, Juan Carlos I, firma un Real Decreto-ley que aprueba una amnistia de la que quedan excluidos los procesados o condenados por delitos de sangre o por haber participado en acciones susceptibles de haber causado lesiones, aunque no se hubieran consumado.